Tu compañero el miedo

dois-lobos-696x264

Invita al miedo a que sea tu compañero de camino en este viaje que es la vida.

Pídele que se siente a tu lado en el avión. Que esté contigo cuando quieras declarar tu amor a ese supuesto ser inalcanzable. Puedes decirle que te apoye ahora que vas a iniciar tu nuevo proyecto, o porque vas a ser madre. También puede estar a tu lado en ese importante evento en el que has de hablar en público, o cuando quieras dar un giro radical a tu vida y saltar al vacío.

Muéstrale que la vida es hermosa a pesar de todo. Que no siempre hay un enemigo tras cada esquina, ni un peligro a cada paso. Dile que te acompañe y que disfrute del trayecto.

Escucha sus sabios consejos cuando se trate de ser prudente, para que no confundas ser valiente con temerario. En eso de ser precavido, para que no caigas de bruces en las fauces de un riesgo innecesario.

Pero eso sí,  no permitas que se ponga ante ti para guiar tus pasos con la excusa de protegerte, porque en definitiva, aunque sea tu compañero de viaje, eres TÚ quién dirige tu Vida.

 

Iria Né Zák

 

La profecía de la loba

lobo blanco

 

Algo se está forjando.

Lo siento en los huesos. Lo huelo en el aire.

Algo grande que aún no tiene nombre.

Nadie conoce su destino. Todos contribuyen de algún modo. Cada cual tiene su papel escrito.

Nuevas gestas serán aclamadas, aunque no serán llevadas a cabo por las armas.

Atiende a tu propia voz que reclama ser escuchada; que recorre eones para traerte la sabiduría de antaño, aquella que habita en tu alma. La misma voz de los pueblos antiguos vinculados al poder eterno del Universo, de los que conocían el lenguaje único y se comunicaban con todos los  demás seres.

Escribe tu historia y deja tu legado. Vibre tu luz dejando huella a su paso sin temer a la oscuridad. Sueña para que la nueva realidad sea posible. Únete a las otras voces para que pueda ser de nuevo creada.

Tu corazón puede oírla: La Nueva Vieja Canción.

¡Sea!

 

Iria Né Zák

 

 

 

 

La noche oscura del alma

485790a9d4a40cd

 

¿Qué sucede cuando llega un día en que empiezas a cuestionártelo todo?

Todo aquello en lo que has cimentado tu vida: tus sueños, tus proyectos, tus creencias, todos los valores y principios que han conformado tu mundo.

Te sientes como un náufrago sin rumbo ni destino, perdido en un océano de  incertidumbre, asustado, buscando desesperadamente donde agarrarte para no hundirte en esas aguas profundas.

Por favor, no lo hagas.

No te agarres a cualquier cosa sólo para mantenerte a flote. Es precisamente ahora cuando debes mantener la calma. Relájate y podrás flotar por ti mismo. Oponer resistencia sólo puede agotarte y correr el riesgo de perder el control.

Para y respira. Deja que sea ese mismo mar misterioso quien te sostenga.

Y ahora que estás solo, fluyendo en las aguas de la vida, permítete ser, sin más.

Olvida quién crees que eres, en lo que creías, olvida tus  proyectos de futuro. En estos momentos todo es posible. Mira dentro de ti sin reservas, con una mirada nueva. Prepárate para sorprenderte, porque aún no eres consciente de tu valía, de tu grandeza.

En la noche oscura del alma, ese instante en que todo es cuestionado y puesto a prueba, cuando te sientes perdido, confundido y solo, es justo entonces que estás preparado para tu nuevo despertar.

Iria Né Zák

La llamada

wolf-1341881_640

Has sentido la llamada.

Ese algo que tira de ti, desde tus entrañas.

Es inexplicable, indefinible, pero en el fondo de tu ser lo sabes.

¿Y qué hacer ahora?

Seguirla.

¿Seguirla? ¿Hacia a dónde? ¿Cómo sé en qué dirección guiar mis pasos?

Pues la verdad es que no lo sabes. Es cuestión de fe. De una fe firme e inquebrantable.

Esa llamada en sí misma es quien orienta tus pasos, quien te indica tus acciones. Te muestra el camino a seguir, aunque éste se pierda en oscuros abismos. La cuestión es: ¿tienes el  valor? ¿Eres capaz de seguir la voz de esa llamada por incongruente que sea, aún si has de ir contra corriente?

Quién es capaz de lanzarse en pos de esa voz interior que le reclama como el ser que es, para la labor única que ha de realizar, verá que su vida se transforma, que ese camino elegido se allana a medida que avanza por él, que crece como persona y como ser y que aquello que aporta al mundo, tiene un valor incalculable.

¿Has sentido la llamada?

Si es así, síguela. El mundo te está esperando.

 

Iria Né Zák

Punto de partida

75689785_3186072_9870f2fd06e71d2644608d33d50fc9165f1ab136960783

Has tomado una sabia decisión: cambiar tu vida a mejor.

Ha llegado el momento de ser quién siempre has deseado aunque no lo supieras.

Estás muy ilusionada. Sin embargo, cuando miras atrás ves un montón de tiempo inútil, perdido, que no vas a poder recuperar. Te embarga entonces una mezcla de tristeza y rabia por haber sido tan tonta y haber desaprovechado así tu vida.

No te culpes ni te flageles por todo lo que pudiste haber hecho y no hiciste. No pasa nada. Míralo de este modo: tienes una nueva oportunidad.

Imagina que has estado sumida en un estado de coma del que acabas de despertar. Es cierto, no vas a recuperar el tiempo perdido por mucho que lo desees ni por mucho que lo lamentes. De nada sirven ni tu tristeza ni tu rabia.

Durante demasiado tiempo permaneciste aletargada, ausente, lloriqueando por los rincones y quejándote de tu situación sin haber hecho nada al respecto. Da igual si fueron meses o años.

Lo mejor de todo es que ahora estás en un punto de partida. Se inteligente y aprovéchalo. No importa si has de reciclar lo que ya tenías aprendido y olvidaste, o si has de reinventarte y partir de cero. Ante ti se abren un sinfín de nuevas posibilidades. Lo que decidas hacer con tu vida desde este instante será como si siempre hubiera sido así. El pasado que perdiste se fundirá con tu presente y no sentirás que haya sido diferente a como vaya a ser tu vida a partir de hoy.

Por eso, lo que cuenta en realidad, es el momento presente, mirar hacia adelante, con la cabeza alta y avanzar con decisión hacia un futuro prometedor y lleno de oportunidades.

 

Iria Né Zák

Bajo el hechizo de la magia

 

e1744210203222c97aed14d515db8693

 

Me había perdido.

Eran aquellas horas en que la magia toma el relevo al mundo conocido, ese momento en el que se filtra por la maraña de realidades y hace de las suyas.

Una melodía vibraba en el aire; voces de agua y viento, de fuego y tierra. Las dulces y extrañas notas flotaban en la floresta entretejiendo un tapiz de sueños y fantasía antes de caer como oro líquido, como lluvia de estrellas.

Diminutas luces brillantes revoloteaban a mi alrededor traviesas y risueñas, mientras me movía maravillada entre aromas sutiles, colores imposibles y texturas bellísimas. Tengo breves retazos en mi mente de caminar absorta entre árboles que guardan viejos secretos, rodeada de  flores que sólo se abren a la luz de la luna, acunada por el canto de los ruiseñores y la voz  del viento en las hojas susurrando en una lengua antigua ya olvidada. Efímeras figuras hechas de bruma tomaban forma ante mis ojos antes de evaporarse para volver a existir por unos instantes justo un poco más adelante, mostrándome el camino, siguiendo las huellas que deja la magia.

Algo me devolvió a  la realidad. Creo que fueron las risas. Era hora de regresar, pero mis pies se negaban a moverse. Y volvieron a reír. Bajé la mirada a mis pies descalzos…  ¡Había caído en un círculo de hadas!

Era esa hora donde la magia se cuela descarada entre los mundos, se adueña de los sentidos arrastrando a los incautos a reinos subterráneos de donde nadie ha regresado jamás.

 

Iria Né Zák

 

 

 

 

 

 

Dama Sanadora del Bosque

hada-del-bosque-1920x1080__wallpaper_480x300

 

Recuerdo el día en que la conocí.

Me gustó enseguida.

Tenía la mirada franca y limpia. Inspiraba esa confianza, paz y serenidad que transmiten las buenas personas.

Me sentía cómoda a su lado, con esa extraña sensación de conocerla desde siempre, aunque fuera la primera vez que la viera.

Podía percibir ese misterio que la envolvía con la sutileza de la bruma.

Cuando la miré a los ojos vi esa luz dorada que atraviesa las hojas jóvenes  en primavera. Me sumergí en ellos y buceé en sus profundidades para conocer un alma grande. Emergí a un mundo etéreo, tocado por los duendes y las hadas donde todo es posible y las realidades se entrelazan en una sola.

A su paso la hierba crecía bajo sus pies descalzos. Las flores  marchitas se abrían mostrando toda su efímera belleza y los árboles le susurraban palabras que sólo ella podía entender.

Ella es la Dama Sanadora del Bosque, tan normal como tú o como yo. En apariencia, porque por donde ella pasa puedes sentir su presencia, sus dones, su esencia…su Magia.

Iria Né Zák