Raices

roots-of-the-tree-3779986_640

 

Las raíces no se ven, pero son las que sostienen al árbol.

Como no están ante nuestros ojos, solemos olvidarnos de que existen, y sin ellas, simplemente, el árbol no estaría.

Profundizan en la tierra, dentro muy adentro, cuanto haga falta para sostener el peso de la vida. Son ellas quienes le nutren y  son su forma de comunicarse con todo el reino vegetal. No se pueden descuidar las raíces.

Nuestras raíces tampoco se ven, a veces, ni las intuimos, sin embargo gracias a ellas existimos. También se hunden en las profundas tierras de nuestro inconsciente, trayendo mensajes de nuestros ancestros, de nuestros antepasados, nutriéndonos de su sabiduría.

Nuestras raíces deben cuidarse, deben sanarse, para que la vida que sostienen sea sana, equilibrada y libre. Para que los frutos que dé, sean igualmente sanos y dignos.

Las raíces no las podemos ver, pero sí podemos sentirlas: su firmeza, su sostenibilidad, cómo asciende desde ellas la savia de la vida, por nuestro tronco, hasta nuestras ramas que se alzan hacia el cielo, majestuosas y altivas, creciendo y creciendo…

Estamos aquí y somos quienes somos gracias a nuestras raíces. Míralas, siéntelas y procura cuidarlas y sanarlas cuando haga falta. Piénsalo, sin ellas, tú no estarías aquí.

Iria Né Zák

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s