Monstruos en el armario

hqdefault

De niña miraba en los armarios, buscando duendes y trasgos. Imaginaba que algún ser de aspecto horrible aguardaba entre las sombras a que me durmiera para atraparme. Ninguna noche pasaba sin que yo mirara debajo de mi cama. ¿Qué esperaba encontrar? Sin embargo durante mucho tiempo, cada noche realizaba mi particular ritual de inspección antes de irme a dormir. Después cogía mis muñecos de trapo y me arropaba hasta la nariz teniendo especial cuidado de no sacar una mano o un pie de la protección de las sábanas. Y así atrincherada, cerraba los ojos convencida de que mis peluches me protegían y que estaba a salvo en la guarida que era mi cama.

¡Monstruos en el armario! ¿Qué hubiera hecho de haberlos encontrado? No lo sé.

Lo que sí sé, es que yo misma daba forma a mis miedos creando monstruos imaginarios, y a la misma vez, también encontraba el modo de combatirlos, pues no era mi frágil fortaleza bajo las mantas la que me protegía de ellos, sino la fe y la firme creencia de que eso era posible, haciendo de mi cama un castillo inexpugnable.

Iria Né Zák

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s