¡Toca madera! Oda a un árbol caído

dog-647528_640

Ya no estaba. Me di cuenta enseguida, aquella mañana de finales de verano durante mi paseo matutino por el bosque. Enseguida noté su vacío. Y es que había sido un ser grande, pleno y vital, pero ya no estaba. Su tocón casi a ras del suelo era el único testigo de su existencia ahora sesgada de cuajo, porque sí, sin motivo aparente.

Me sentí rota por dentro. Un gran dolor se apoderó de mí, igual que se hubiera perdido a un viejo y querido amigo. Porque es lo que era: un gran amigo que me saludaba cada día en un vaivén de sus altas ramas y me cobijaba bajo su sombra en los calurosos días de verano.

Ahora había desaparecido. Se lo habían llevado. Miré tan desconsolada aquel tocón que aún sumergía sus raíces en la tierra en un desesperado intento de seguir siendo. Y lloré. Tan triste, dolida y tan impotente. No podía entender, no puedo comprender, ese afán que tiene el ser humano  de cortar por lo sano, de destruir sin más todo lo que le molesta. Según él…

No pude por menos que decirle cuánto lo sentía, de pedir perdón por la absoluta necedad de mis iguales. Por su incomprensión, su falta de respeto por los demás,  por su incapacidad de sentir,  y su falta de consciencia. Si al menos hubieran tocado madera…

Los antiguos eran respetuosos con los demás hijos de la Madre Tierra. Agradecían a los animales la vida que entregaban para el mantenimiento del clan, y daban paz a su espíritu. A los árboles le pedían permiso para talarlos, pues sabían que también ellos albergaban un alma, un espíritu árboreo. Tocaban madera. Colocaban sus manos sobre el tronco del árbol elegido y le pedían al espíritu que lo abandonara, para que quedara solo la parte física que iban a necesitar. Si sentían que el espíritu del árbol se iba, entendían que tenían permiso para talarlo y daban gracias. Si lo cortaban sin haber tocado madera, algo malo podría sucederles.

Pero eran tiempos en que el ser humano estaba conectado con la Naturaleza.

¡Lo siento tanto hermano, amigo! Seguro que no tocaron madera. Ellos ya sabrán de sus consecuencias…

 

Iria Né Zák

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s