Tu sabiduría interior

background-2887350_640

Mucha gente es muy inteligente y a pesar de ello no son sabios. Otros recopilan datos y aprenden conceptos durante toda su vida, de todas las materias posibles, pero no por eso adquieren sabiduría.

Y existen otras personas que jamás salieron de sus pequeñas aldeas, que nunca estudiaron, que ni siquiera leyeron un libro, y sin embargo son verdaderos sabios.

La suya es una sabiduría distinta. No es el conocimiento que viene de fuera, del aprendizaje de años de estudio y de práctica, sino aquel que viene de dentro, de escuchar al alma, de entender el espíritu y de la capacidad de abrirse con humildad a los demás seres. Es la sabiduría que crece con la escucha atenta del otro, que observa paciente el devenir de los ciclos de la Naturaleza. La que se nutre de todas las experiencias vividas, buenas y malas, dándoles el valor justo que merecen,  aprendiendo de ellas.

Es innata.

Todos llevamos dentro esa sabiduría interior que nos habla a través de la intuición, desde la percepción de lo imperceptible y se comunica con presentimientos. Es la gnosis que habita en cada uno; a la que accedemos desde una introspección sincera y honesta de uno mismo, conectando con la sabiduría divina que vive en nosotros.

Tú eres un ser sabio por naturaleza, es sólo que el ruido externo no te permite escuchar lo que tu alma te cuenta. Cierra los ojos y respira hondo, permite que tu sabiduría interior te guíe por el camino incierto de la vida; verás que no todo es tan difícil ni tan imposible.

Iria Né Zák

 

 

Tu compañero el miedo

dois-lobos-696x264

Invita al miedo a que sea tu compañero de camino en este viaje que es la vida.

Pídele que se siente a tu lado en el avión. Que esté contigo cuando quieras declarar tu amor a ese supuesto ser inalcanzable. Puedes decirle que te apoye ahora que vas a iniciar tu nuevo proyecto, o porque vas a ser madre. También puede estar a tu lado en ese importante evento en el que has de hablar en público, o cuando quieras dar un giro radical a tu vida y saltar al vacío.

Muéstrale que la vida es hermosa a pesar de todo. Que no siempre hay un enemigo tras cada esquina, ni un peligro a cada paso. Dile que te acompañe y que disfrute del trayecto.

Escucha sus sabios consejos cuando se trate de ser prudente, para que no confundas ser valiente con temerario. En eso de ser precavido, para que no caigas de bruces en las fauces de un riesgo innecesario.

Pero eso sí,  no permitas que se ponga ante ti para guiar tus pasos con la excusa de protegerte, porque en definitiva, aunque sea tu compañero de viaje, eres TÚ quién dirige tu Vida.

 

Iria Né Zák