Punto de partida

75689785_3186072_9870f2fd06e71d2644608d33d50fc9165f1ab136960783

Has tomado una sabia decisión: cambiar tu vida a mejor.

Ha llegado el momento de ser quién siempre has deseado aunque no lo supieras.

Estás muy ilusionada. Sin embargo, cuando miras atrás ves un montón de tiempo inútil, perdido, que no vas a poder recuperar. Te embarga entonces una mezcla de tristeza y rabia por haber sido tan tonta y haber desaprovechado así tu vida.

No te culpes ni te flageles por todo lo que pudiste haber hecho y no hiciste. No pasa nada. Míralo de este modo: tienes una nueva oportunidad.

Imagina que has estado sumida en un estado de coma del que acabas de despertar. Es cierto, no vas a recuperar el tiempo perdido por mucho que lo desees ni por mucho que lo lamentes. De nada sirven ni tu tristeza ni tu rabia.

Durante demasiado tiempo permaneciste aletargada, ausente, lloriqueando por los rincones y quejándote de tu situación sin haber hecho nada al respecto. Da igual si fueron meses o años.

Lo mejor de todo es que ahora estás en un punto de partida. Se inteligente y aprovéchalo. No importa si has de reciclar lo que ya tenías aprendido y olvidaste, o si has de reinventarte y partir de cero. Ante ti se abren un sinfín de nuevas posibilidades. Lo que decidas hacer con tu vida desde este instante será como si siempre hubiera sido así. El pasado que perdiste se fundirá con tu presente y no sentirás que haya sido diferente a como vaya a ser tu vida a partir de hoy.

Por eso, lo que cuenta en realidad, es el momento presente, mirar hacia adelante, con la cabeza alta y avanzar con decisión hacia un futuro prometedor y lleno de oportunidades.

 

Iria Né Zák