Sol de Invierno

152530_2560_1600

Hemos celebrado en estos días el Solsticio de Invierno.

Ha entrado la estación más desapacible para la mayoría, donde los días son grises y fríos, y las horas de luz, escasas. Cae la nieve y hace un viento gélido. Amanecen los campos cubiertos de escarcha bajo una niebla densa y húmeda. Se te hielan hasta las ideas y lo único que deseas es llegar al refugio calentito de tu hogar y no salir de allí para nada.

Pero hay días en que el cielo aparece despejado y luce un sol radiante, que por unos instantes trae calidez a tu invierno y te reconforta. El paisaje blanco de las montañas reluce brillante como nácar. Los campos parecen tapizados de millones de diamantes diminutos que se evaporan en una bruma mágica. Los carámbanos de hielo que cuelgan de los tejados se descomponen en un calidoscopio de colores  igual que si fuesen lámparas maravillosas.

Paseas, corres, juegas; el silencio se llena de alegres risas e intentas disfrutar al máximo  de ese regalo de luz y calor que tiñe de malvas, rosas y naranjas el atardecer de ese día que se acaba.

A veces, hay épocas en que tu vida es gris, triste y monótona, incluso oscura. Son los inviernos de nuestra existencia. Cíclicos, igual que las estaciones, por lo que acaban pasando y llegan tiempos mejores. Sin embargo, en estos momentos melancólicos de tu vida, aunque no lo creas,  también hay días en los que suceden cosas agradables que te aportan felicidad, días en los que brilla cálido y resplandeciente, un sol de invierno. ¡Disfrútalos!

 

Iia Né Zák

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s